Se ruega reserva previa: 955 707 000

Cómo maridar las carnes

Una regla extendida entre los amantes del vino es la de acompañar la carne roja con vino tinto y el pescado con vino blanco. Sin embargo, no siempre es así, ya que existen vinos muy diferentes entre sí, al igual que también podemos encontrar variedad de carnes rojas.

Elegir el vino perfecto es un punto indispensable para que la experiencia gastronómica sea completa. El cuerpo del vino es un factor diferencial. Cuando hablamos del cuerpo del vino, nos referimos a su consistencia y densidad.

Por ejemplo, para un carpaccio, lo ideal sería optar por un vino de cuerpo medio. No sólo por su sabor, sino porque los carpaccios se consumen fríos y se acompañan de quesos como el Parmesano y todo ello hace que un vino con una consistencia que no sea ni muy densa ni muy ligera sea el apropiado.

Carnes a la parrilla

La idea de cocinar una carne a la parrilla es conservar y potenciar toda su esencia. Por ello, sólo se condimenta con sal, porque de otra forma eclipsaríamos su sabor. Por este motivo, el vino debe ir en consonancia y jamás ocultar las cualidades de la carne, sino potenciarlas. Por ello, lo ideal es un vino tinto que sea suave y a su vez aromático, a rasgos generales.

Sin embargo, hay que tener en cuenta el tipo de carne, porque la ternera casa bien con vinos tintos suaves y jóvenes o vino blanco de estructura mediana. Por su parte, la carne de cerdo marida con prácticamente la mayoría de los vinos tintos y con vinos blancos con cuerpo y densidad e incluso con algún vino rosado.

Si el cerdo es versátil, el cordero lo es más aún, porque marida con cualquier vino. Lo único que debemos tener en cuenta es que, si se trata de un cordero de edad avanzada, lo ideal es un tinto muy denso, con mucho cuerpo, para estar en consonancia con esta intensidad.

Maridar las aves

Con respecto a las aves, lo ideal es acompañarlas con vinos blancos o tintos jóvenes, salvo la carne de pato. Al ser más grasa y por ello más intensa, requiere vinos tintos de estructura media o intensa.

En definitiva, el maridaje se basa en cuestiones de armonía, al igual que el arte de combinar en sí mismo. Con un buen vino podemos convertir una comida en una experiencia gastronómica.

Esperamos que estéis bien. Estamos cada vez más cerca de salir de ésta. Juntos podemos conseguirlo.