Se ruega reserva previa: 955 707 000

Empanadillas de Cornualles

¿Cómo lleváis el confinamiento? Esperemos que estéis bien de salud. Hoy os explicamos cómo hacer unas empanadillas caseras deliciosas. Ahora que estamos en casa, podemos aprovechar para hacer esta receta en familia. Los más pequeños de la casa pueden colaborar haciendo los pasos más sencillos.

Por un lado, haremos el relleno y por otro, la masa. Esta receta es del libro “Carne de primera” de Richard H. Turner, está disponible en Internet y es toda una clase magistral de técnicas y recetas para cocinar ternera.

Volviendo a nuestras empanadillas, para el relleno necesitaremos:

450 gr de ternera de calidad (por ejemplo, falda)

450 gr de patatas firmes para hervir

250 gr de colinabo

1 cucharada de mantequilla

1 cucharada de mostaza inglesa (opcional)

Escamas de sal marina de Maldon y pimienta blanca recién molida

Para la masa, necesitaremos:

120 gr de manteca vegetal o sebo de ternera

25 gr de margarina de repostería

500 gr de harina blanca de fuerza y un poco más para espolvorear

5 gr (aproximadamente una cucharadita de café) de sal marina Maldon

175 ml de agua fría

1 huevo de granja batido para pincelar

Manos a la obra

Comenzaremos por la masa. Mezclaremos la grasa con la harina hasta que obtenga una consistencia de pan rallado. Pasamos la preparación al robot de cocina, añadimos la sal y el agua e incorporamos bien hasta que la masa presente un aspecto homogéneo, se separe de las paredes y adquiera una textura elástica. Dejaremos reposar en la nevera 3 horas. Es muy importante este paso, porque si no, no podremos trabajar con la masa.

Mientras tanto, precalentaremos el horno a 180 grados. Cortamos la carne y las verduras en trozos de 2 cm.

Cuando la masa esté fría, extendemos sobre una superficie enharinada y cortamos 4 círculos de 18 cm de diámetro.

Disponemos un cuarto de la carne y las verduras en un lado de círculo de masa. Salpimentamos generosamente. Mezclamos la mantequilla con la mostaza y repartimos sobre la carne. Cubrimos el relleno con la masa y pellizcamos los bordes para cerrarlos. El pellizcado es el secreto de una auténtica empanadilla de Cornualles. Aplastamos los bordes como haríamos con un pastel y marcamos con un tenedor. Pincelamos la superficie con huevo batido.  

Colocamos las empanadillas en una bandeja y horneamos durante una hora o hasta que estén doradas. Dejamos enfriar 30 minutos antes de degustarlas.

Esperamos que disfrutéis. Juntos saldremos de ésta.